Para quienes
imaginamos una escuela distinta

Por una prepa distinta.jpeg
Francisco Lira

    En este 2021, Casa Promoción Juvenil A.C. inicia un proyecto signado en los sueños, la esperanza, la alegría, la libertad y la autonomía. Años de esfuerzos y trabajo del equipo directivo, pedagógico y administrativo se ven consolidados con la apertura del Bachillerato Casa Paulo Freire, institución donde la supresión epistémica no encontrará sublevación. Estamos emocionados con el inicio de un viaje, un camino, una travesía, una aventura, un recorrido, que dejará una huella indeleble en los procesos de formación juvenil.

    Sabemos, gracias al gran maestro brasileño Paulo Freire, que el proceso educativo exige ética y estética, trabajo especializado, rigor metódico, investigación, respeto a los saberes de los educandos, fuerza holística, física, intelectual, espiritual, consciencia del inacabamiento, crítica, cambio sustantivo, problematización del presente y futuro, reconocimiento y respeto a la autonomía del ser, humildad, tolerancia, lucha en defensa de los derechos humanos, aprehensión de la realidad, adherencia de saberes reflexivos, situados y significativos, alegría, esperanza, cuestionamiento, convicción, compromiso, imaginación, creatividad y otras infinitas riquezas asociadas.

    Estas premisas constituyen nuestra filosofía de trabajo hacia la juventud. Pretendemos que en nuestro bachillerato los jóvenes tengan un espacio de expresión juvenil y encuentro con el otro. Promulgamos por una escuela distinta, que reconozca el imperativo de las diferencias y el mundo-mundos. Para sumar a la transformación de las representaciones, voluntades y emociones de los discentes. Queremos una escuela donde los jóvenes aprendan de manera divertida. La afectividad en la relación no nos asusta, ya que los principios de reciprocidad son la base de la ideal sociabilidad.

    Como institución tenemos un gran reto, ya que la juventud es una etapa del ciclo vital lleno de subjetividades, curiosidades, creatividades y un sinfín de riquezas sociales. Sostenemos que ellos y ellas construyen un sentido en la escuela, por lo cual es imperante que las acciones pedagógicas se tornen innovadoras, pro-sociales y emergentes.  

    En Bachillerato Casa Paulo Freire queremos impulsar que la experiencia sea el eje de la práctica y que todo el proceso formativo se centre en el estudiante y sus aprendizajes relevantes, útiles, significativos y situados. De modo que favorezca la autonomía intelectual, fuerza holística y el autocontrol emocional. La experiencia transforma posiciones en el marco de una situación y en orden inmanente a ella. Es el paradigma de lo inesperado. La educación, el arte, las humanidades, la filosofía, la escritura, la apropiación de la palabra son, así, vías privilegiadas para la experiencia.

    Pensamos que el acontecimiento educativo se relaciona al otro, pero es diferente a la experiencia en la educación. Es decir, en el vínculo moral de un suceso los movimientos llevan sus efectos. El yo fluctúa en ellos, pero es distinto a cada realidad. El otro, sumergido en un cronotopo, se ve influenciado por el acto extranjero a él. Sin embargo, cuando esa acción lo remite, el suceso lo reconstituye. La experiencia educativa siempre será singular, nunca será general. La experiencia siempre es de alguien, nunca es de algo.

    En el recibimiento estudiantil, consideramos que las trayectorias escolares de los jóvenes, nos remiten a un recorrido subjetivo en construcción contingente. En el desplazamiento educativo, se manifiestan procesos estructurales y sociales complejos, temporalidades, entendimientos situacionales, relatos, narraciones, alteraciones cronotópicas de lo dado, enmarcadas por la finitud, la interrupción, la actualidad, la indefinición, y los procesos de formación inacabados.

    En concordancia con Greco (2008) pensamos que si en la actualidad, tanto la autoridad, como la disciplina están puestos en cuestión, las certezas no existen, el futuro es impredecible. Como sujetos sociales, existimos en una circularidad de poder-control que se ejerce y soporta. ¿Por qué no dejar de pensar en lo dado y en lo que ya fue y permitirnos ensayar el camino de la apertura, la invención, la creación y no repetición de sentidos posibles en el marco de nuestras prácticas escolares?

    Por lo anterior, queremos dar una significativa bienvenida y un profundo agradecimiento a Luisa, Elaisa, Luz, Paola, Mario, Cristian, Jesús, José Erika, Kevin, Evelin, Israel, Jonathan, Yamel, Brayan, Kimberly, Jocelyn , Enrique, Javier, Nain, Kevin Antonio, Sergio, Pedro, Víctor, Julio, Whitney, Fabián Alessandro, Carlos, Luis, Lizbeth, Jesus, Rubén, Héber, Link, Fátima, Cristal, Irving, Gabriela, Manuel, Nohemí, Fernando, Omar, Mirna, Gerson, Rogelio, Marlene, Itzel, Héctor, Jaqueline, Luis Antonio, Jesús Lemus, Evelyn, Cristian, Kevin, Adrián, Viviana, Alejandra, Britany, Joana, Andrés, Jorge, Esteban, Helen, Melissa, Uriel, Sueli, Alfredo, Norma, Adrián y Ángel. Ustedes constituyen 70 historias, 70 experiencias, 70 vivencias, a todos ustedes gracias por conformar la primera generación de Bachillerato Casa Paulo Freire.

    Para Casa Promoción Juvenil A. C.  es significativo que las condiciones pedagógicas estén  dadas y sustentadas. Hacemos una invitación a que las instituciones comiencen a pensar desde las lógicas de la exclusión juvenil. Sensibilizarse, concientizarse y ofrecer respeto a los saberes y sustantividades juveniles. Lo anterior implica un reto y oportunidad invaluable para todos aquellos que pensamos e imaginamos una escuela y proceso de enseñanza aprendizaje distintos.

    A las y los lectores que tienen en este momento el presente texto en sus manos quiero agradecerles infinitamente. El diálogo es una práctica revolucionaria que produce comunicación y entendimiento. Espero que a través de estas breves  palabras  conozcan la labor pedagógica emprendida por la organización. Siempre he considerado que la escritura es una autoconfesión.          Un verdadero texto debe incitar a la provocación humana, a la búsqueda de nuevas respuestas, al conocimiento acumulado. Nuevamente mil gracias a todos y todas quienes, al igual que nosotros, piensan en una escuela distinta.