Teresa Almada Mireles

    Durante el año 2020 la aparición del COVID 19 cambió la dinámica de vida del mundo entero. La pandemia, con su carga de enfermedad y muerte, de pobreza y desempleo provocó grandes cambios en nuestras vidas. La ausencia de clases presenciales dejó a miles de niños, niñas, adolescentes y jóvenes desvinculados de las escuelas e incrementó las demandas hacia las familias, lo que provocó mayor abandono escolar y violencia familiar. 

Transformación CASA.jpeg
Portada 8 CASA 3754.jpg

Estudiantes del Taller de Comunicación CASA

Pandemia-educación.jpg

Ante la realidad persistente debido a la actual pandemia, un grupo de estudiantes de nuestra Preparatoria de Segunda Oportunidad decidió plantearse algunas preguntas sobre cómo ha incidido este fenómeno en el proceso educativo. Enviaron un cuestionario a tres maestros de distintos niveles académicos, quienes nos comparten sus experiencias sobre la educación en línea y la falta de recursos tecnológicos, lo cual podría estar relacionado con los altos niveles de deserción escolar actuales, sobre todo en el suroriente y en el poniente de la ciudad.  Los entrevistados puntualizan sobre las estrategias que llevan a cabo para obtener los mejores resultados posibles ante las distintas adversidades. También reflexionan sobre los posibles impactos en lo social y lo familiar, así como como en otros puntos de interés que van de la mano con el desarrollo y crecimiento de nuestras juventudes. 

Eric Ponce

    ¿Por qué no me di cuenta que la escuela estaba chida desde la primaria? ¿Imagínate todos los libros y todo lo que sabría en este momento?

Isaac Newton es tan interesante como tu personaje literario favorito  

    Identificarse con Isaac Newton para un estudiante de nuestros barrios pareciera difícil. Sobre todo, si en los libros de texto lo describen como un genio, sobrehumano y excelso catedrático. 

Foto: Eric Ponce

Iris Banda

    La pandemia cambió el mundo. Todos aquellos referentes con los que actuábamos, pensábamos y, sobre todo, con los cuales vivíamos, no solamente fueron cuestionados, sino que, en la práctica, fueron modificados en un periodo muy corto. Quedarnos en casa, aislarnos socialmente, dejar de mostrar afecto físico, dejar de ir a la escuela y al trabajo, cubrirnos para no infectarnos; en fin, una serie de medidas que trastocaron todas las acciones, costumbres, ritos y tareas que, conscientes o no, estábamos acostumbrados a realizar en nuestro día a día.