Transformaciones frente a la pandemia

Transformación CASA.jpeg
Teresa Almada Mireles

  Durante el año 2020 la aparición del COVID 19 cambió la dinámica de vida del mundo entero. La pandemia, con su carga de enfermedad y muerte, de pobreza y desempleo provocó grandes cambios en nuestras vidas. La ausencia de clases presenciales dejó a miles de niños, niñas, adolescentes y jóvenes desvinculados de las escuelas e incrementó las demandas hacia las familias, lo que provocó mayor abandono escolar y violencia familiar. También se incrementó la ansiedad y depresión en muchos jóvenes. Ante estas condiciones, también surgieron estrategias de resistencia y nuevas oportunidades para crecer y crear espacios de convivencia, ya sea al interior de las familias, de manera virtual o en grupos pequeños. 

   Para CASA la pandemia significó grandes retos, ya que nuestros centros tuvieron que estar cerrados por algunos meses, una baja en los recursos financieros, a la vez que tuvimos que esforzarnos para realizar las adecuaciones que nos permitieran reabrir con las medidas sanitarias para reducir riesgos. Este proceso nos obligó a transformarnos como organización: reducir el equipo, mejorar nuestros programas y servicios, así como acercarnos más a las y los jóvenes y sus familias. 

   Hoy estamos ante el reimpulso de viejas actividades y el lanzamiento de nuevas. Algunas de las cuales queremos compartirles.

   Las dificultades de niños, niñas y adolescentes para realizar tareas y permanecer en la escuela nos han colocado frente al reto de apoyarlos para que permanezcan, mediante actividades presenciales y en línea; al diálogo con las escuelas para lograr, al menos parcialmente, evitar el abandono. El programa de Educación ha trabajado en crear actividades lúdicas y acompañar a las familias para mejorar la convivencia.

   Va de nuez, un programa de secundaria para adolescentes que abandonaron la escuela, que incluye además otras actividades formativas, artísticas y deportivas, se ha visto fortalecido, con la creación de nuevos grupos y un convenio con la Secretaría de Educación y Deporte para la acreditación a través de CEDEX. Este programa fue lanzado de manera conjunta con las organizaciones de la Red Tira Paro, mediante la iniciativa: “Vamos por ellas y ellos”.

    Autonomía y Libertad Interior, un programa para la inserción sociolaboral de jóvenes, ha creado nuevas opciones de talleres, favoreciendo la llegada de nuevos jóvenes y la capacitación para el trabajo en oficios como barbería, reparaciones para el hogar, reparación de celulares y computadoras, carrocería, serigrafía y uñas.

    La pandemia también nos planteó el reto del mundo digital, por lo que estamos en proceso de preparación para el lanzamiento de CASA Interactiva y de un portal de noticias digital. El primero será un espacio virtual al que adolescentes y jóvenes podrán acceder para lograr aprendizajes de manera lúdica, el cual tendrá juegos, arte, salas de lectura, foros de discusión, es decir Centros Juveniles virtuales. El segundo será un espacio de comunicación permanente con noticias de nuestras actividades y temas de interés, contando con la participación de nuestros jóvenes escritores. 

   A pesar de la pandemia, las dificultades económicas y las problemáticas que estas les han traído, algunos de nuestros jóvenes han seguido creciendo a través de la lectura, pintura y música y han continuado su participación en el impulso de acciones solidarias con familias víctimas del COVID, migrantes, cuidado del medio ambiente y otras causas.  

   Por último, les compartimos los planes inmediatos para los próximos meses:

   Estamos también planeando actividades para el verano, estudiando las mejores formas para reducir los riesgos sanitarios, mediante la combinación de actividades presenciales y virtuales. Pronto les informaremos

   Les comunicamos que estamos en la preparación de la Segunda generación del Bachillerato de Segunda Oportunidad, cuyo inicio esta planeado para el mes de agosto del 2021, en sistema de dos años, cuatrimestral. Estamos muy ilusionados con los preparativos para el inicio de esta nueva experiencia, asumiendo los múltiples aprendizajes que nos dejó la primera generación.  

   Nos preocupa la situación que se ha estado gestando en este año y meses de pandemia, que ha incrementado las condiciones de riesgo de adolescentes y jóvenes: abandono escolar, violencia doméstica, abuso sexual, consumo de drogas, reclutamiento por el crimen, etc.

Agradecemos a todas las personas que han aceptado el reto de seguir creciendo a pesar de las dificultades que este tiempo nos ha planteado y quienes que nos han apoyado financieramente en estos nuevos esfuerzos.